info@exaccta.com +34 911 923 669

 

Cada vez es más usual que  algunos contribuyentes se dediquen a ejercer su actividad profesional desde su vivienda habitual. Hacienda siempre ha sido muy restrictiva a la hora de determinar qué gastos son deducibles en el caso de trabajar desde casa.

La Dirección General de Tributos (DGT) nos aclara los gastos que se pueden deducir los abogados que desarrollan su actividad profesional en un despacho situado en su vivienda habitual, que para alegría de muchos se han ampliado considerablemente el catálogo de gastos deducibles en estos casos.

D.G.Tributos señala que los autónomos podrán deducirse los gastos derivados de la titularidad de la vivienda como son el pago de la hipoteca, amortizaciones, la cuota de la comunidad de propietarios, el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) o la tasa de basuras. Siendo la deducción proporcional al espacio de la vivienda que se utiliza para la actividad profesional.

Sin embargo, Hacienda rechaza que la regla de prorrateo pueda aplicarse al gasto de suministros como agua, luz, gas, calefacción, teléfono fijo, conexión a internet…. Para estos servicios la desgravación solo se contempla cuando el consumo se vincula exclusivamente a una labor profesional. Incluso el teléfono móvil queda fuera de la lista si se usa indistintamente para llamadas personales y profesionales. Es algo complicado para los autónomos que ejercen desde su vivienda, sería necesario disponer de contadores y contratos independientes para diferenciar los gastos de la actividad laboral y la vida privada.  Los ordenadores si están afecto al desarrollo de la actividad profesional, por tanto el abogado si podrá deducir la amortización correspondiente.

Respecto al material de oficina se apunta al principio de correlación de ingresos y gastos, descontándose siempre que sean necesarios para el desarrollo de la actividad profesional.

Todos los gastos siempre deben quedar justificados con la correspondiente factura, y registrados debidamente en los libros-registro.