El rol del CFO: nuevas responsabilidades y desafíos en 2024

El rol del Director Financiero (o CFO, por sus siglas en inglés) ha experimentado cambios significativos en los últimos años, y se espera que continúe evolucionando en el futuro cercano. En un entorno empresarial en constante cambio, el CFO se enfrenta a nuevas responsabilidades y desafíos que requieren una combinación de habilidades financieras, estratégicas y tecnológicas.  

Por todo esto, en este post del blog de Exaccta, exploraremos la evolución del rol del CFO y cómo estas nuevas responsabilidades y desafíos influirán en su labor durante el año 2024.  

Evolución del rol del CFO: una mirada al pasado 

Hace años, la función principal del CFO era supervisar las operaciones financieras de la empresa, realizar informes y asegurarse de que se cumplieran las obligaciones fiscales y regulatorias. Sin embargo, con el tiempo, el CFO ha ido asumiendo un papel más estratégico y orientado al crecimiento de la empresa. 

Así, en 2024 se espera que el CFO asuma nuevas responsabilidades en áreas clave como: 

1. Estrategia empresarial, donde se convertirá en un socio estratégico importante para la alta dirección, colaborando en la toma de decisiones estratégicas y ayudando a la empresa a alcanzar sus objetivos a largo plazo. 

2. Tecnología y transformación digital, donde ayudará a liderar la adopción de nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial y la automatización, para mejorar la eficiencia y la precisión de los procesos financieros. 

3. Sostenibilidad y responsabilidad social; en un mundo cada vez más consciente de los problemas medioambientales y sociales, el CFO tendrá que integrar la sostenibilidad y la responsabilidad social en las decisiones financieras de la empresa. 

Desafíos en el rol del CFO en 2024 

Además de las nuevas responsabilidades, el CFO también enfrentará desafíos importantes en 2024. El primero de ellos es la volatilidad económica, para lo cual deberá estar preparado para adaptar las estrategias financieras de la empresa a los cambios en los mercados y en la economía global. 

La ciberseguridad también emerge como otro gran desafío para este nuevo año, y es que, con la creciente dependencia de la tecnología, la seguridad de los datos se vuelve crítica. Así, los directores financieros deberán garantizar la protección de la información y adoptar medidas para mitigar los riesgos cibernéticos.  

Y en última instancia, pero no por ello menos importante, está la gestión de talento. A medida que el papel del CFO evoluciona, será crucial contar con un equipo altamente competente y capacitado. Es aquí donde estos responsables deberán ganar importancia y liderar la gestión del talento mediante el desarrollo de programas de formación para asegurar que el departamento financiero esté preparado para enfrentar los desafíos futuros. 

En definitiva, podemos afirmar que el llamado CFO del futuro será responsable de la estrategia empresarial, liderará la adopción de tecnología y se asegurará de que las decisiones financieras estén alineadas con la sostenibilidad y responsabilidad social. Sin embargo, también enfrentará desafíos como la volatilidad económica, la ciberseguridad y la gestión del talento. Todo esto, en su conjunto, conforma su camino para convertirse en un socio estratégico clave para garantizar el éxito a largo plazo de la empresa.