Contabilidad online: cómo mantener tus cuentas al día en la era digital

En la era digital actual, la gestión de la tesorería se ha vuelto más compleja pero también más eficiente. Las empresas ya no dependen únicamente del efectivo y los cheques para realizar sus transacciones financieras habituales; ahora existen múltiples opciones de pago y herramientas digitales que hacen plantearnos muchas preguntas: ¿Cómo manejar correctamente el efectivo para evitar problemas financieros?

En este post de blog analizaremos cómo gestionar la tesorería en la era digital, así como las mejores prácticas a seguir para conseguirlo.

Tesorería y tecnología: una apuesta ganadora

El efectivo sigue siendo el activo más importante de cualquier empresa. Permite financiar operaciones diarias, invertir en activos fijos, pagar a proveedores y mantener reservas de liquidez. Por eso, la gestión de la tesorería es crucial, y la integración de tecnología es clave para optimizar este proceso. La tesorería y la transformación digital son una apuesta ganadora, modernizando sistemas empresariales e integrando la gestión financiera con otros departamentos.

El objetivo es centralizar la operativa en un único lugar y habilitar la conectividad bancaria para una comunicación ágil, lo que se traduce en una tesorería en tiempo real, accesible desde cualquier lugar y dispositivo, y adaptable a las necesidades de cada negocio.

Beneficios de las aplicaciones digitales en la gestión de tesorería

Los beneficios de este tipo de aplicaciones y software son muy diversos, pero destacan los siguientes:

Automatización de tareas

Las tecnologías modernas como la inteligencia artificial son capaces de automatizar tareas manuales y repetitivas en la tesorería, como es el caso de la conciliación bancaria, los informes de flujos de efectivo y o las transferencias de fondos. Con ella se reducirán errores, aumentará la eficiencia y mejorará el rendimiento.

Reducción de costes

La transformación digital reduce errores humanos, evitando pérdidas financieras. Además, la consolidación de cuentas bancarias reduce comisiones y mejora negociaciones con bancos. Con visibilidad en tiempo real de cuentas, las empresas optimizan saldos y flujos de efectivo, disminuyendo costes de financiación y mejorando la rentabilidad.

Reducción de riesgos

Los sistemas digitales garantizan cumplimiento normativo, como verificación de identidades, monitorización de transacciones y generación de informes, evitando, en el proceso, sanciones y multas por incumplimiento.

Mejor gestión del ‘cash flow’

En la era digital, la gestión del ‘cash flow’ está centralizada y monitorizada en tiempo real, l que es de gran ayuda para prever flujos, planificando necesidades a corto y largo plazo.

Mejores herramientas para la gestión de tesorería en la era digital

A la hora de escoger herramientas, encontramos mucha variedad. Destacan aquí, en primer lugar, los softwares de gestión de tesorería, los cuales permiten la gestión de tesorería, a veces integrado en ERP, e incluyen funciones de gestión de riesgos, previsión de flujos de efectivo y conciliación bancaria, personalizables según las necesidades de cada empresa.

Junto a estas encontramos también herramientas de banca online y conectividad bancaria, basadas en protocolos P2P y que permiten obtener información sobre cuentas y automatizando pagos y cobros; o las de previsión de flujos de efectivos, con las que los gestores podrán llevar a cabo el seguimiento de ingresos y gastos, y preparar sus análisis de riesgo e informes visuales que les permitan evitar futuros problemas.

La solución integral: Exaccta para una gestión eficiente de tesorería

Integrando todas estas funcionalidades, Exaccta ofrece una tesorería automatizada, eficiente y segura para equipos financieros. Visualiza posiciones de caja y deuda, proyecta liquidez a corto y largo plazo, conecta con ERP y sistemas contables, automatiza procesos de contabilización y conciliación, y se conecta con los bancos. Una única plataforma para una gestión completa y efectiva de tu tesorería en la era digital.

En definitiva, la gestión de la tesorería en la era digital, pese a todos los desafíos que plantea, es una oportunidad ideal para que las empresas mejoren su eficiencia, reduzcan costes y gestionen riesgos de manera efectiva. La transformación digital ha llegado para quedarse, y adaptarse a estas nuevas herramientas es clave para mantener las cuentas al día y el negocio en crecimiento.