+34 911 923 669

Tras unos días de relax puede ocurrirnos dos cosas a la hora de enfrentarnos al trabajo diario: sentirnos recargados de fuerza, energía y ganas tras el periodo de descanso o introducirnos en la llamada depresión post-vacacional. Sea como fuere, la vuelta a la realidad y a las rutinas suele ser una buena época para intentar realizar acciones de Team Building, cambiar aquello que no nos gustaba anteriormente y mejorar determinados aspectos para afrontar con mayor éxito y alegría nuestro “nuevo curso”.

 

Lo bueno de haber desconectado ( o al menos haberlo intentado) es que uno llega con la mente más abierta a probar cosas nuevas y con las rencillas, u otros aspectos negativos, más olvidadas. Por ello, es el momento ideal para realizar actividades de Team Building con el objetivo de establecer lazos y sinergias entre nuestros empleados que puedan favorecer desde aspectos concretos empresariales hasta las propias relaciones personales entre ellos. ¿Conoces todos los beneficios de esta técnica?

 

  • Potencia las habilidades de liderazgo
  • Estimula el espíritu de trabajo en equipo
  • Aumenta la confianza, y la capacidad de delegar, entre compañeros
  • Mejora la relación laboral y personal del grupo al compartir experiencias
  • Fomenta la comunicación e integración entre departamentos y áreas
  • Identifica las fortalezas y debilidades del grupo
  • Puede trabajar/reforzar competencias concretas: comunicación, asertividad,etc
  • Mejora la productividad y la eficiencia
  • Fideliza a los trabajadores a tu marca/empresa aumentando su sentimiento de pertenencia